Revista digital para profesionales de arquitectura de interiores, diseño y arte.

Factores a tener en cuenta al elegir tu próximo piso

,
803 0
Share Button

Acertar de lleno con la decoración del hogar ya de por sí es complicado, aunque el nivel de dificultad es mayor en caso de que todavía no dispongas de la vivienda de tus sueños. Optar por la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades puede ser una tarea complicada. Así lo demuestran los futuros propietarios que tienen en mente comprar piso en Barcelona.

Independientemente de si pretendes adquirirlo en la Ciudad Condal o en otra ubicación que pone a tu disposición ingentes cantidades de alternativas, es fundamental que valores una serie de aspectos que iremos desgranando en próximas líneas. Aplicando las siguientes claves quedarás cien por cien satisfecho con la compra del inmueble.

Ubicación

Gracias a los mapas de Google lo tienes muy fácil para desplazarte por la zona en la que está ubicado cada piso con el que vas dando. Hacerlo presencialmente solo es recomendable con aquellos que realmente llaman mucho tu atención.

Así pues, en primer lugar recorre las calles mediante Street View para comprobar qué hay en los alrededores. Si lo que ves te convence, llega el momento de hacer acto de presencia, un paso que por supuesto no debes omitir bajo ningún concepto.

Y es que solo estando allí sabrás si la ubicación es idónea para ti. Por ejemplo, si no sueles hacer una gran compra semanal o mensual y prefieres ir adquiriendo alimentos día a día, es esencial que haya un supermercado cerca. A su vez, fíjate en la proximidad de farmacias, escuelas, etcétera.

Si la zona está muy bien comunicada, tal vez ello signifique lidiar con una afluencia de tráfico algo molesta en horas punta. ¿Eres sensible con el ruido? En tal caso una buena idea consiste en quedarte en el lugar durante un buen rato, cerciorándote de que la contaminación acústica no interferirá en tu calidad de vida -por ejemplo al tratar de conciliar el sueño-.

Vecinos

Tras asegurarte de que la zona es buena, llega el momento de adentrarte en el edificio. El objetivo es claro: comprobar qué tipos de vecinos frecuentan el edificio. Si no vas con la inmobiliaria es probable que no puedas entrar a la comunidad. En tal caso puedes optar por otro método igual de válido: esperar junto a la puerta de entrada.

De esta manera verás a vecinos no solo entrar en el edificio, sino también salir de él. Un simple saludo te permitirá ver si son simpáticos y/o sociables. De hecho, si la timidez no te lo impide, es muy recomendable entablar comunicación con alguno de ellos, exponiéndole tu intención de adquirir próximamente un piso en ese bloque.

Es habitual que la honestidad se apodere del vecindario, explicándote claramente qué tal es la calidad de vida no solo en el bloque en sí, sino también en la zona en cuestión. Ello es de agradecer, puesto que por muchas veces que acudas a la ubicación, pasarás por alto detalles que solo un propietario o inquilino es capaz de apreciar.

Distribución

Aunque los metros cuadrados adquieren mucha importancia, no conviene omitir otro aspecto que no suele tenerse tanto en cuenta. Nos referimos a la distribución. De hecho, un piso con pocos metros cuadrados pero con una buena distribución puede ser bastante más confortable e incluso espacioso en comparación con otro que deje que desear en ese sentido.

Asegúrate de que hay un pequeño recibidor. Puede parecer poco útil, pero su presencia es de agradecer siempre que llegas a la vivienda y puedes dejar ciertos objetos allí como la cartera y las llaves.

Precisamente hablando de las proximidades de la entrada, es aconsejable optar por un piso cuya cocina esté cerca de la puerta que da acceso a la vivienda. ¿Quieres saber por qué? Básicamente debido a las incomodidades que traslada el hecho de tener que llevar las bolsas de la compra cargadas al espacio culinario que está justo en la otra punta.

Todo lo contrario sucede si, poco después de acceder al hogar, te encuentras con la cocina. Independientemente de la regularidad con la que compres alimentos, lo agradecerás mucho sobre todo cuando lleves elementos pesados como garrafas de agua, botellas de aceite, leche, etcétera.

Orientación y tipo de aislamiento

Terminamos con otro factor que has de tener muy en cuenta, sobre todo ahora que la luz es más cara que nunca -existiendo la previsión de que siga subiendo en próximos años-. Para ahorrar energía eléctrica, es importante que el piso tenga una buena orientación. En este sentido, lo más recomendable es optar por la de tipo este, siempre y cuando las ventanas de doble cristal o cualquier otro tipo de aislamiento sea eficiente energéticamente.

Numerosos expertos coinciden en esta afirmación, aunque también hay que tener en cuenta otros aspectos como la disposición de piscina. Si pretendes bañarte en ella sin recurrir a sistemas para mantener el agua caliente, en ese caso conviene decantarse por la orientación sur que también está muy bien valorada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.