Revista digital para profesionales de arquitectura de interiores, diseño y arte.

Estamos en un “cambio de época”

Manuel Herreros es un empresario con una dilatada experiencia en el sector del mobiliario y la decoración, nos habla del presente del sector, como se ha llegado hasta aquí y sobre todo, como se afronta el futuro, y que expectativas se tienen de recuperación.

  • ¿Aquí y ahora con la que está cayendo, como se afronta un presente difícil y sobre todo un futuro impredecible?

La verdad, es que la perspectiva creo que no hay que perderla independientemente de que el mercado esté complicado, para mi, la mejor definición del momento es que “no es una época de cambio” sino “un cambio de época”, todo o casi todo por no ser tan drásticos de lo que hasta hora funcionaba, hay que replantearlo. Debemos hacer un profundo análisis y ver como abordar un futuro que si puede ser en parte impredecible, pero debemos aplicar más que nunca el conocimiento del sector, y la evolución de una mentalidad empresarial que en muchos casos se había quedado obsoleta.

  • ¿Manuel ese futuro pasa por un modelo de relación distinto con el cliente?

Si, desde luego, el cliente cada vez tiene más conocimientos, está más formado y demanda más, por parte de las empresas y las marcas, en mi opinión es clave trabajar en un modelo de valor añadido de la marca, que genere ese posicionamiento en el mercado basado en la diferenciación, en la calidad, cada cliente es único y como tal tenemos que tratarle.

  •  ¿En cuanto a las tiendas y sus características, van a cambiar mucho, o es necesario que cambien mucho?

Hasta ahora en algunos casos, con poco más de 200 metros cuadrados y 30.000 € de inversión había gente que montaba una tienda, podemos decir que la ola llevaba a todos, pero esa ola se ha parado, y ese modelo ya no funciona, toca profesionalizar y concentrar más el sector del muebles y la decoración. Y aún así, Cantabria hasta hora ha estado en los primeros puestos a nivel nacional de consumo medio de muebles por persona y año, pero para seguir avanzando creo que es básico el modelo ocio-negocio, tiendas cerca de zonas comerciales, donde facilitemos a los clientes el acceso a nuestros negocios, y donde adecuemos nuestra  oferta a su demanda real.

Este nuevo planteamiento de la ubicación de las tiendas, creo que también debe recoger, un nuevo escenario de espacio, entre 1.800 y 2.000 metros cuadrados creo que puede ser una excelente opción, para una planteamiento de marca en el mercado de forma coherente y dimensionado a la demanda actual y sobre todo futura.

  • ¿Y ahora, los que con mucho trabajo están sobrellevando el bache económico, qué están haciendo?

Como es evidente el parón en la construcción ha llevado consigo que el sector del mueble se haya visto muy tocado, y lo que estamos haciendo, además de un gran esfuerzo empresarial, en mantener empleados, ventas y el negocio, es orientarlo a demandas más activas como puedan darse el mundo del sofá, que algo está tirando de la demanda. De igual manera, hemos reorientado los estilos, se acabó el estilo clásico, la demanda viene por lo moderno, lo funcional. La gente ya no quiere durabilidad en los productos quiere servicio a corto plazo, y de igual manera la inversión media se ha reducido mucho, se invierte en tecnología, por ejemplo se compra una televisión de última generación y se pone sobre una mesa cualquiera, lo importante es mostrar esa parte tecnológica.

  • ¿Hablábamos al principio de esta entrevista de ese futuro en parte impredecible, pero hemos visto que Manuel Herreros tiene aunque sea unas líneas generales claras, verdad?

Claro del todo es complicado, pero con la experiencia que los años me han dado en este sector, si que puedes al menos vislumbrar por donde puede ir los tiros, básico, diría yo, independientemente del tipo de negocio de cada uno, una orientación clara y muy definida hacia el cliente, debemos saber qué le gusta, qué necesita, y sobre todo trabajar nuestra comunicación de marca para hacerla cercana a nuestros clientes, y notoria.

PASSWORD RESET

LOG IN