Revista digital para profesionales de arquitectura de interiores, diseño y arte.

, / 4719 0

Casa Lleó Morera, una joya del modernismo.

SHARE
Share Button

CASA LLEÓ MORERA. BARCELONA

Felip Trujillo

Hace pocas semanas tuve el placer de visitar la Casa Lleó Morera de Barcelona. Quizás por este nombre no os suene, pero seguro que la identificáis al ser el edificio dónde se ubica la boutique Loewe.

El edificio en cuestión, una joya del modernismo catalán, se ha abierto al público hace poco tiempo , ya que hasta ahora no se podía visitar pues  la planta noble estaba alquilada.

El proyecto  fue un encargo de Francesca Morera i Ortiz en 1902 al arquitecto Lluís Domènech i Montaner. En el Passeig de Gràcia 35 de Barcelona, donde se ubica, ya existía una antigua casa, llamada Rocamora, construida en 1864 por Joaquim Sitjas.

Por tanto, la Casa Lleó Morera es una reforma integral de un edificio ya existente, que se extenderá hasta 1906.

LA “MANZANA DE LA DISCORDIA”

La razón de esta reforma integral se debe a la competencia que existía entre las familias burguesas de Barcelona, luchando entre ellas para tener la casa más grande y mejor decorada de la calle. De esta manera, demostraban a las demás familias su poder haciendo ostentación de su riqueza y buen gusto.  De ahí viene la denominada manzana de la discordia, el nombre que se le dio a esta manzana al tener tres casas de gran interés, haciendo un símil a este episodio de la mitología griega.

Estas tres casas son la Lleó Morera, la Casa Amatller de Puig i Cadafalch (donde actualmente se ubica la prestigiosa joyería Bagués Masriera) y la Casa Batlló de Antoni Gaudí.

Fachada del edificio una vez finalizada la obra de reforma integral

Fachada del edificio una vez finalizada la obra de reforma integral

“REFORMA” DE LA FACHADA

Si os fijáis, la actual fachada en planta baja no tiene nada que ver con la original de la época. En 1943 la marca Loewe se hace con esta planta y destruye toda la fachada en planta baja y su interior, que hasta ese momento había sido el estudio de un importante artista barcelonés.

De hecho, cuentan que las dos esculturas de ninfas de las fachadas que se pueden ver en la fotografía, fueron arrancadas a golpe de mazo y parcialmente destruidas en la misma acera del edificio. Por suerte, el portero de la finca pudo recoger parte de las esculturas que posteriormente vendió a Salvador Dalí, que éste colocó en el patio de su casa museo. Peor suerte corrieron las seis ninfas de la tribuna, las cuales acabaron destrozadas para poder colocar el cartel de la tienda.

Fachada en planta baja del edificio original

Fachada en planta baja del edificio original

Detalle de la esquina del edificio y entrada a la tienda una vez destruida la fachada.

Detalle de la esquina del edificio y entrada a la tienda una vez destruida la fachada.

 

 

La irrespetuosa intervención por parte de Loewe también llevó a modificar la esquina del edificio, que si os dais cuenta, actúa de bisagra en la fachada articulando la simetría entre ambas calles. En esta esquina se ubicó el acceso a la tienda, destruyendo parte de una de las columnas, para después forrarla de metal. Todo el resto de la fachada fue cubierta de vidrio, mármol y metal, tapando las columnas, cornisas, esculturas y mosaicos existentes. Por suerte, hoy en día es impensable que una marca destruya de esta manera un patrimonio artístico de gran interés cultural.

 

Detalle de la fachada donde se aprecia como se ha destruido y tapado toda la planta baja

Detalle de la fachada donde se aprecia como se ha destruido y tapado toda la planta baja

 

RECUPERACIÓN DE LA FACHADA

Años después, tras la presión social, la marca decidió hacer una renovación de la fachada más respetuosa con la original, y decidió recuperar parte de su imagen proyectada por el arquitecto. De todos modos, continuó teniendo su acceso en la esquina, sin recuperar una de las columnas que seguía siendo metálica.

 

Detalle de la fachada hasta hace cuatro años

Detalle de la fachada hasta hace cinco años

 

Hace 5 años se optó por reformar por completo la fachada e interior de la tienda, intentando recuperar al máximo su apariencia original. En este momento fue cuando se cambió el acceso a la tienda por el del antiguo acceso a carruajes. Además, se reprodujo la tercera columna de la esquina y se reprodujeron, restauraron y crearon casi todos los detalles, estucos, mosaicos y grabados originales. Digo casi todos porque, por ejemplo, la parte de la tribuna se dejó forrada de chapa metálica y no se reprodujeron sus 6 ninfas.

 

Fotografía de la actual fachada después de su rehabilitación hace 4 años.

Fotografía de la actual fachada después de su rehabilitación hace 4 años.

INTERIOR DEL EDIFICIO

Por suerte, el resto del interior del edificio sigue prácticamente idéntico a su diseño original. El hecho de que la familia conservara la propiedad durante tres generaciones, favoreció el mantenimiento y conservación de todos sus elementos y rasgos más distintivos. La planta noble, de unos 400 metros cuadrados, es la vivienda más decorada, pues es donde vivía la familia. El resto de viviendas eran de alquiler y estaban decoradas de una forma más austera. Estos maravillosos detalles fueron obra de maestros y artesanos como Eusebi Arnau i Mascort, que fue un gran escultor modernista de la época.

Detalle de las esculturas casa lleó morera Barcelona

Detalle de las esculturas presentes en la entrada y pasillo de la planta noble, que explican una trágica historia

 

Josep Brú i Salelles, junto a Mario Maragliano Navone, se encargaron de los mosaicos tanto en el pavimento como en las paredes.

Vestíbulo del edificio con los impresionantes mosaicos.

Vestíbulo del edificio con los impresionantes mosaicos.

 

Antoni Rigalt i Blanch fue el vidriero encargado de realizar los impresionantes vitrales.

Vidriera de la sala de chimenea

Vidriera de la sala de chimenea. Foto: Joan Palau

casa lleó morera Barcelona

Parte de la sala de sociedad, posteriormente cerrada con puertas para evitar que los niños recién nacidos de la familia pudieran acceder a la chimenea.

 

Gaspar Homar i Mezquita fue el ebanista encargado de realizar el mobiliario de la casa, que actualmente pertenece al Ayuntamiento y está expuesta en el MNAC de Barcelona.

Mobiliario de la casa expuesto en el MNAC casa lleó morera Barcelona

Mobiliario de la casa expuesto en el MNAC

Antoni Serra i Fiter pintor y ceramista, que trabajó los arrimaderos cerámicos y mosaicos que encontramos en el comedor y que representan escenas del campo.

Mosaicos casa lleó morera Barcelona

Mosaicos en las paredes del comedor, en los que se aprecian las cabezas en relieve realizadas en porcelana.

 

Fotografías extraídas de: Cirici & Bassó Arquitectura (Archivo de Arquitectura de Catalunya)

    El país/ Carles Ribas

       www.casalleomorera.com

Felip Trujillo

Experto 10Deco

Diseñador de interiores, de mobiliario, de páginas web, escaparatista y visual merchandiser

www.singularblog.es

www.facebook.com/singularbyfeliptrujillo

www.linkedin.com/in/feliptrujillo

Logo 10Deco

Deja un comentario

Your email address will not be published.

PASSWORD RESET

LOG IN